¡Saludos Queridos Amigos!   

Le damos gracias y alabanza a Dios por el derecho que nos da de elegir nuestro camino en la vida. Estamos muy agradecidos con Dios, en especial por darnos el mapa para este camino. Lo que necesitamos hacer es seguir las direcciones del mapa para tomar las decisiones correctas.

 

Nuestras decisiones son el puente hacia nuestro futuro. Se nos ha dado entrada amplia para estudiar las direcciones de Dios en todo momento, en dónde sea. Al enfocarnos en la Palabra de Dios,tenemos la fuerza para rechazar las voces externas que rompen los cimientos del puente hacia el futuro.

 Randy - Explaining - Blk with blue

Vengamos juntos en unidad para que las decisiones  del 2011 estarán basadas en la Palabra de Dios en lugar de las opiniones de los demás. Al hacer esto, los principios de Dios no sólo serán la fuente para nuestra toma de decisiones, sino que estos principios fortalecerán el puente a nuestro futuro.


Tu amigo,

Randy O. Morrison



1. Nosotros le damos dirección

Uno de los poderes más grandes dados a nosotros por Dios es el derecho de escoger. De hecho, tenemos el derecho de escoger la dirección que tome nuestra vida. Sin embargo, sin un entendimiento y compromiso de la Palabra de Dios, las decisiones que tomemos, nos llevarán a un camino que nos aísle de la plenitud y el gozo de la vida. Las situaciónes que enfrentamos hoy, son el resultado de las decisiones que tomamos ayér. Debemos asegurarnos que los cimientos de nuestras decisiones están construidos sólidamente en los principios de Dios.

 

Lee Deutoronomios 30:19-20. Esta escritura nos dice que el camino que escojamos en la vida nos lleva, ya sea a la vida o a la muerte. Dios nunca nos deja. Con esta información, ¿qué es lo que estás dispuesto a cambiar, mejorar o sacar de tu camino en 2011? Haz una lista en tu diario de las decisiones que debes tomar para alterar tu destino y alinearlo con las promesas de Dios.

 

Recuerda, la habilidad para tomar una decisión no garantiza que la decisión sea la correcta. Nadie puede quitarnos el poder de decidir, sólo si nosotros lo entregamos.

2. Evalúa las circunstancias 

 

El tomar las decisiones correctas requiere saber cuando hacerlas y cuando no. La toma de decisiones de calidad requiere condiciones que fortalezcan el resultado y la consecuencia de la decisión que tomamos. Al estar bajo presión no es buen tiempo para tomar decisiones, al sentirnos desesperados o cuando nuestro motivo primordial para tomar decisiones son las opiniones de los demás. Al estar en una posición débil, tampoco estamos en una buena posición para tomar decisiones.

 

Considera momentos en los que tuviste que tomar decisiones importantes en las semanas pasadas. Evalúa las condiciones por las que estabas pasando en esos momentos. ¿Estabas bajo presión? ¿Analizaste todas y cada una de las decisiones disponibles? ¿escuchaste las información y los detalles que alumbraban esta decisión? ¿estabas en una posición de fortaleza o debilidad? Habla con Dios acerca de los momentos en los que la proxima vez debas tomar decisiones críticas. Identifica con Dios los pasos y estrategias que tomarás para evitar tomar decisiones cuando las condiciones no son las adecuadas.

 

Recuerda, las decisiones enriquecen o restan a nuestra vida. Nuestras decisiones determinan el nivel de gozo o dolor que experimentamos en la vida.

 

3. La base para construir

Al enfrentarnos con momentos de toma de decisiones críticas, necesitamos usar el sentido común, la regla básica de Para, Observa y Escucha! Al detenerte, debemos salirnos de la "rueda de la ardilla" de la actividad, claro, asegurándonos que no hay conflicto de intereses. Al observar, debemos explorar todas las opciones posibles, a menudo, mientras más examinamos las cosas, nos damos cuenta de que no todo es como parece. Al escuchar, debemos interiorizar información de manera intencional y detalles relacionados pues impactarán la calidad del resultado de la toma de decisión.

 

Lee Genisis.25:29 al 34. La decisión que tomó Esaú le costó mucho. ¿Qué perdió? Piensa en las decisiones que has tomado a prisa. ¿Cuál fue el precio que pagaste por, no tomar tiempo para escuchar? Haz una nota mental de cómo aplicarás estos principios básicos, de sentido común, en la toma de decisiones de tu vida. Mantente dando cuentas, preguntándole a alguien en quién confíes que observe la forma en la que tomas decisiones en los siguientes meses.

 

Recuerda, Asegúrate que las decisiones están corriendo en la dirección correcta antes de tomar la siguiente decisión hacia tu destino. "Al basar nuestra vida en un principio, 99% de nuestra decisión ya está tomada" Autor desconocido.