¡Saludos Queridos Amigos!   

Nuestras herramientas se enfocan esta semana en el tema  "Descubrir la lealtad en un mundo desleal". Todos necesitamos de alguien en la vida, sin embargo, necesitamos tener mucho cuidado de a quién permitimos este acceso a nuestra vida.

 

Las relaciones fortalecen o debilitan la calidad de nuestra vida. El discernimiento sabio se necesita para tomar decisiones de a quién le damos entrada para acompañarnos en el viaje de la vida.

 

Todo esto empieza con un entendimiento firme del propósito de Dios en nuestra vida. Desde este punto es que debemos hacer la preguntas correctas, y entender la parte significativa que juega la lealtad para determinar la sanidad y longevidad de nuestras relaciones.     

 

Tu amigo,

Randy O. Morrison

 

 

1. Haz preguntas, escucha las respuestas

Hay plataformas importantes en cada relación. El Dr. A. R. Bernard, describe estas fases como la fase introductoria, la fase de conocerse, la fase de amistad y la fase de intimidad. De cualquier modo, antes de darle a alguien el beneficio de la primera fase, debemos hacernos preguntas claves, y debemos estar dispuestos a escuchar y reflexionar en cada una de estas respuestas.

 

Debemos preguntar "¿qué tanto respeto tiene esta persona para el trabajo que Dios me encargó en mi vida?", "¿Puedo compartir con esta persona mi pasión de vida?", "¿Esta persona es suficientemente madura para manejar algúna debilidad que tenga yo?" Nuestra consideración para cualquier relación debe incluir el reconocimiento total del propósito que Dios nos dio para la vida y de lo que los demás puedan añadir, restar o multiplicar en nuestra vida.

 

Recuerda, las relaciones son la fibra que teje la tela de nuestra vida. Mientras más cerca de nosotros esté la gente, más vulnerables somos. Al fracasar en usar sabiduría y discernimiento antes de dejar pasar a alguien a nuestra vida, nos puede costar mucho en el futuro. Las relaciones sanas duran mucho al estar construidas sobre lealtad verdadera.

2. Calidad, no cantidad

 

Debemos estar conscientes de algunos factores que la gente trae a una relación antes de darles acceso a nuestra vida. El entender estos factores puede predecir la capacidad de lealtad de una persona. Un factor a considerar es la agenda de auto interés que esta persona trae. Otros factores incluyen la necesidad de descubrir de qué forma es que el pasado de alguien pueda influir en su deseo de conocernos.

 

Finalmente, debemos estar vigilantes y discernir cualquier signo de disminución en nuestra vida al acercarse alguien a nosotros. No es la cantidad de relaciones lo que define nuestro futuro, sino la calidad de cada una de ellas. Hacernos preguntas y encontrar respuestas transparentes es esencial para el avance hacia el futuro que Dios tiene para cada uno de nosotros.

 

Recuerda, Si no podemos identificar olas de desobediencia en nuestro pasado, estas mismas romperán en las playas de nuestra vida. Las relaciones sanas que están entretejidas por lealtad son difíciles de romper. Las relaciones de calidad involucran a gente que multiplica la fuerza del movimiento de nuestro propósito, la gente con una fuerza transferible, gente con paciencia y firmeza, la gente que se compromete a involucrarse con nosotros y la gene con un compromiso a persistir a pesar de las cosas en contra.