DESCARGAR LIBROS

La iglesia de Cristo ha pasado por diferentesetapas desde su fundación. El diablo, enemigoradical del cristiano, ha trabajado por apagar la luzy esconder la sal que la iglesia tiene para el mundo;ha traído mentiras, confusión, adormecimiento,letargo y engaño; ha robado la identidad, elpropósito y los dones de los hijos de Dios para evitarque esa luz brille. Pero Dios nunca ha desaparecidode la escena; E l siempre ha estado proveyendopara que sus hijos se levanten como estandartes dela verdad y la salvación.Desde mediados del Siglo XX, Dios ha venidorestaurando distintas áreas y funciones del cuerpode Cristo. Estas funciones estaban adormecidas yrelegadas; pero hoy, están siendo levantadas. De1940 a 1950, Dios restauro el ministerio del pastor.De 1950 a 1960, fue el tiempo del evangelista. De1960 a 1970, el Señor levanto el ministerio delmaestro; y, del mismo modo, sucedió con el profetaen la década de los ochenta. Hoy, a partir de 1990,Dios ha restaurado el ministerio del apóstol. Entodas las iglesias del mundo, vemos este siervo deDios siendo levantado y enviado, con planes y donesestratégicos, para fortalecer y edificar la iglesia deCristo.

El ministerio del apostol
el Apostol Guillermo maldonado, nos enseña todo sobre lo apostolico....
El ministerio del Apostol.pdf
Documento Adobe Acrobat 2.3 MB

IntroducciónU n a gran inquietud ha cargado mi alma, el ver amiles y cientos de miles de cristianos sufriendodolores intensos, desiertos que no nunca terminan,enfermedades de las que no pueden salir y maldiciones queno pueden ser revocadas.Esto me llevo a buscar intensamente el rostro de Dios,para encontrar una solución que pudiera satisfacer tantaspreguntas que parecía que no tenían una respuesta.Durante muchos años Dios me ha levantado comopionera en varias áreas, una de ellas, la guerra espiritual anivel de liberación personal, así como en el nivel territorial.El incurrir en estos terrenos y el enfrentarme a terriblespoderes de las tinieblas, me llevo a entender que necesitabacomprender en una forma profunda la justicia de Dios.Que lo único que destruye el poder del diablo, es la justiciaque fue manifestada en la cruz del calvario y que esto eramucho más grandioso que la sencilla justificación por graciaque se predica en las iglesias.

La Iniquidad
536 - La Iniquidad x Ponce.pdf
Documento Adobe Acrobat 5.6 MB

«Muchacho, Dios nunca usará a una persona como usted».El hombre estaba enojado, y su dedo huesudo me señalabasin piedad. La frase fue lapidaria, incisiva, categórica. Suacento alemán estaba más acentuado que nunca, tal vezporque el nerviosismo escarbó en sus raíces más profundas.Ese pastor estaba enfadado, pero su sentencia hipotecaríami futuro por mucho tiempo. Una frase así, solo hace que unmuchacho de quince años crea que definitivamente es unfracaso.En esencia, este es un libro de códigos secretos, de esascosas que siempre quisiste preguntar y, como no te animabas,terminabas creyendo que eras el único con ese síndromeoculto.¿Quieres sentir lo que pasa por el corazón de un jo-venacomplejado?, acompáñame y observa a este servidor, conunos frágiles quince años de edad. Lo que acaba de decireste patriarca alemán tiene algo de cierto:no aplicaba para jugar en el gran equipo de Dios.Desde I t s doce años tuve un gran problema de alimentación,mezclado con el inevitable crecimiento de la adolescencia.Podía consumir un cóctel de vitaminas, pero nada podíahacer que engordara una mísera libra. Mis piernas parecían,literalmente, las de un tero o un avestruz, las rodillas eranunas tapas que sobresalían deformemente por sobre el pantalón.Una nariz prominente y ojos saltones, terminaban decompletar el menú para transformarme en alguien totalmenteintrovertido con un mundo interior en caos. No tengasen poco lo que trato de detallarte, solo los que han estadoen esa estación de la vida, pueden recordarlo con unaamarga sonrisa.

El codigo del Campeon
El_Codigo_del_campeo_dante_gebe13.pdf
Documento Adobe Acrobat 1.0 MB

En mis tiempos de juventud no teníamos grandes invitados. El «tráfico de ovejas» era una utopía. Uno podía pasarse toda una vida en el asiento de una con-gregación sin siquiera enterarse de que existían otras iglesias en el resto del planeta. Después de todo, el cielo ya tenía bastante con alistar un buen lugar para los setenta y tres hermanos de la congregación. A quién podía ocurrírsele que el paraíso admitiría extraños de otra denominación?Pero un buen día, alguien tuvo la descabellada idea de invitar a uno de esos extraños.Han pasado unos veintidós años y aún me parece verlo llegar. Era extremadamente delgado, y no medía más de un metro cincuenta. Cargaba un maletín negro con ribetes de acero, un trombón y una guitarra criolla.Llegó con gran parte de su familia y dijo que tenía un mensaje de parte del Señor. Si este hombrecillo que-ría llamar nuestra atención, ya lo había logrado.Para empezar, la totalidad de los pocos predicado-res que habíamos conocido solo decían algo, sin embar-go, este parecía realmente tener algo que decir.Pidió estar media hora a solas con Dios antes de exponer su sermón. Y alguno de nuestra congregación le ofreció gentilmente nuestro sótano impregnado de humedad. No me mires así, no existían los camerinos ni las oficinas privadas en el lugar de donde vengo.Luego de unos monótonos himnos mal entonados por alguien, cuyo nombre evitaré dar por cuestiones obvias, el pequeño hombre subió de las profundidades de nuestro acogedor sótano.Se notaba que había estado llorando y que sentía una enorme responsabilidad al tener que predicar.

Las Arenas del ALmA
DANTE_GEBEL_-_Las_Arenas_Del_Alma_.pdf
Documento Adobe Acrobat 1.3 MB